CUIDADOS PARA LOS BEBES EN EL VERANO

Estamos en verano y las altas temperaturas hacen necesarios ciertos cuidados para los bebés.

  1. Mantener a los bebés con poca ropa. Los bebés necesitan estar desabrigarlos y con ropa clara cuando hace calor igual que los adultos. . Es bueno también usar sombreritos para cubrirlos del sol.
  2. Mantenerlos hidratados. Si el bebé está tomando pecho no hace falta darle agua, tal vez es recomendable aumentar la frecuencia de las tomas, las mamás deben tomar más agua. Si toma mamadera habría que ofrecerle agua mineral para reforzar las tomas. Los que ya se alimentan con sólidos ofrecerles agua, frutas, licuados, etc
  3. Protegerlos del sol. La piel del bebé es extremadamente sensible a las radiaciones solares, por lo que es imprescindible usar protector solar (factor 40 -50). Hay que elegir la más adecuada para su tipo de piel y aplicar siempre 30 minutos antes de exponerlos al sol y evitando las horas de sol más directo.
  4. Cuidarlos de los insectos. En especial de los mosquitos. Los que tienen menos de 2 meses cuando estén en espacios al aire libre es conveniente colocar un tul para no permitir que se acerquen los insectos. Ya a partir de los 2 meses se les puede colocar repelentes y recordar de no ponérselo en las manos.
  5. Extremar los controles en el agua. En verano hay que extremar las precauciones de seguridad en piletas y en el mar. Como todos saben el riesgo de ahogamientos en verano es muy alto. Los bebés no deben quedar sin vigilancia ni por un segundo, aunque estén en una piletita chica con poca agua, ya que no disponen de la motricidad necesaria para cambiar de posición.
  6. Alimentación. Cuando hace calor es probable que los bebés tengan menos apetito o coma menos de lo habitual. Hay que respetarlo y no preocuparse si quiere comer menos, estar bien alimentado no significa alimentarse mucho, sino adecuadamente. Es buen momento para ofrecer las frutas de temporada, prepararle jugos o batidos.